Páginas vistas en total

Mostrando entradas con la etiqueta ambición. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ambición. Mostrar todas las entradas

viernes, 27 de abril de 2012

Ambición

Caminaba por el parque cuando un niño se me acercó, me pidió una moneda, se la dí, se fue y regresó, ahora quiero dos, se las dí, se fue pero regresó, extendió su mano de nueva cuenta dijo, ahora quiero otra más. Sorprendida por su osadía sólo sonreí y se las entregué, pero le dije, son las últimas que te doy, al rato el niño de nueva cuenta regresó, me mostró unos sacos llenos de monedas, sonriendo comentó, soy bueno para las máquinas tragamonedas, pero siempre fallo las tres primeras veces, y además tengo suerte, me compras un billete de la loto?, por supuesto le dije, fuimos y lo compramos, el niño a cambio me entregó la mitad de sus ganancias de las máquinas tragamonedas, 5 mil pesos, me dejó en la puerta de mi casa, y se fue corriendo. Al día siguiente tocaron, y el niño me dijo, fuimos los únicos ganadores de la loto, somos millonarios, me acompañas a cambiar el billete, No podía creerlo!!, y todo por ayudar a un niño con tan sólo unas monedas. En eso y antes de cambiar el cheque..Desperté!!, había sido un sueño, pero me dieron deseos de ir al parque, cuando llegué se me acercó un niño y me dijo me regalas una moneda?, recordé mi sueño, y le dije te doy diez, son todas las que tengo, el niño se alejó feliz. Me senté en una de las bancas del parque esperando que el niño regresara, tal vez se cumpliría mi sueño, pero en lugar de eso, se me acercó un niño igual al de mi sueño era el mismo, y me pidió una moneda...yo ya no traía, así que le dije lo siento no tengo monedas. El niño se alejó, desde la banca observé como se acercaba a otra muchacha, le pidió una moneda, después otras dos, con los ojos desorbitados miré como le pedía otra más, y como regresaba para pedirle que compraran un billete de la loto, mientras le entregaba un saco con monedas. No puede ser, me dije, y me levanté sumamente molesta yo pude ser esa persona ya sabía el final, ERA MI SUEÑO!!!, de ida hacía mi casa, me topé con el niño al que le había entregado las monedas, saboreaba un enorme helado, y unas bolsas de papas fritas. Moraleja, nunca entregues mas monedas de las que te piden, porque las puedes ocupar, ni des diez esperando recibir cien, porque te pueden robar tu sueño... autora Areli